Hospital Veterinario Tomás Bustamante

Horario CONTINUO de 9 a 21 h · También SÁBADOS y DOMINGOS
Teléfono: 942 89 58 11 · URGENCIAS: 629 10 30 30

OFTALMOLOGÍA

Veterinaria examina a un perro con lámpara de hendidura

¿Ha avanzado la Oftalmología Veterinaria?

En la actualidad, la Oftalmología es un campo en el que se está avanzando mucho. Como en todas las sociedades, el aumento de esperanzada de vida hace que sean más frecuentes las enfermedades geriátricas, como cataratas, glaucoma o desprendimiento de retina por hipertensión.

Es importante en oftalmología la rapidez en el diagnóstico y tratamiento, ya que un tratamiento incorrecto o inadecuado puede poner en peligro un órgano especialmente importante en todas las especies o provocar un cuadro doloroso y crónico. Un fracaso o un diagnóstico tardío puede provocar la pérdida del ojo.

Muchas patologías pueden recibir un abordaje en el veterinario generalista, pero será necesario remitir muchas enfermedades que requieren equipación y conocimientos especializados para una mejor evolución.

Veterinaria atendiendo a un perro

En oftalomología a menudo necesitamos trabajar bajo aumentos. En este caso estamos desbridando una úlcera de bordes desprendidos para acelerar su curación.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes?

Depende mucho de la edad del paciente, de la raza, del estilo de vida.

En pacientes geriátricos, las enfermedades más frecuentes como decíamos antes serán cataratas, hipertensión secundaria a otras enfermedades que pueden provocar desprendimiento de retina o glaucoma.

En pacientes jóvenes serán uveítis por traumatismo, blefaritis por alergias..

Perro con problema oftalmológico

Weimaraner en tratamiento con pienso hipoalergénico, siendo su único signo una blefaritis intensa bilateral que ha mejorado con la dieta.

Detalle del párpado de un perro

Dogo alemán con "ojo de diamante". En esta patología se combina entropión y una excesiva longitud del párpado inferior, provocando úlceras corneales e infecciones.

En braquicéfalos por ejemplo, carlino, bulldog francés, bulldog inglés, debemos considerarlos como un grupo a parte en la oftalomología. Ellos tienen caracterísiticas propias de su raza, que afectan especialmente a la salud de la córnea. Son pacientes que tienen poca sensibilidad corneal, parpadean poco, los párpados muchas veces no llegan a recubrir la córnea por completo, provocando una mayor evaporación de la lágrima, son propensos a tener “ojo seco”, provocando dolor, vascularización, pigmentación, etc. En definitiva, en ellos debemos hacer un abordaje y pruebas diagnósticas diferentes.

Perro recién operado

Paciente recién operada para corregir entropión inferior. Tiene la córnea pigmentada por su falta de producción de lágrima (ojo seco).

¿Qué signos debemos tener en cuenta y acudir de forma urgente al veterinario?

Cualquier signo de malestar ocular como excesivo parpadeo, frotamiento de ese lado de la cara contra superficies como alfombras, sofás, legañas de color verdoso o espesas, enrojecimiento de la conjuntiva, cambio en el tamaño de las pupilas, aumento del tamaño del globo ocular son signos que nos deben alertar ya que pueden ser causados por una simple conjuntivitis o por una enfermedad grave y con una necesidad de tratamiento urgente para su resolución.

Veterinaria examina los ojos a un perro

Control de presión intraocular con tonómetro digital en paciente con riesgo de sufrir glaucoma.

Detalle del ojo de un perro

Cicatrización de una úlcera profunda en paciente con glaucoma.

¿Qué pruebas nos podrán hacer para hacer un diagnóstico correcto?

Es frecuente que muchos propietarios se sorprendan de las pruebas que se realizan en la Consulta de Oftalmología, el ojo suele “dar grima” con frecuencia a las personas no habituadas a su exploración.

Las consultas de Oftalmología con frecuencia empiezan en el suelo y a una distancia prudencial del paciente. Es frecuente que el animal a medida que entra en un estado de alerta, enmascare ciertos signos que presenta cuando está relajado por lo que no debemos acelerarnos a la hora de subirlo a la mesa o acercarnos al ojo enfermo.

Veterinaria examina a un perro con lámpara de hendidura

Aquí podemos observar una exploración directa bajo aumentos e iluminación precisa con lámpara de hendidura, en la que podemos observar párpados, y córnea fundamentalmente.

Pruebas complementarias serán un test de shirmer para valorar la producción de lágrima, diferentes tinciones para valorar la integridad corneal, una tonometría para valorar la presión intraocular, una ecografía para valorar las estructuras intraoculares y el fondo de ojo, analítica de sangre para descartar patologías que puedan provocar enfermedades oftalmológicas, como cataratas en pacientes diabéticos, hipertensión por enfermedad renal en pacientes con ceguera aguda.

Dolencia ocular en un perro

Maggie es una perrita que padece queratoconjuntivitis seca y ha desarrollado una úlcera puntiforme. En estos pacientes es necesario hacer un seguimiento exhaustivo ya que al no presentar una buena hidratación de la córnea la úlcera puede agravarse desastrosamente. En este paciente, debido a la opacidad de la córnea, necesitábamos hacer una ecografía para valorar el fondo ocular y las estructuras intraoculares.

Una vez realizadas estas pruebas tendremos un diagnóstico certero o bastante aproximado pudiendo ser necesario otras pruebas más especializadas como una electrorretinografía para valorar la función de la retina antes de una cirugía de catarata o un Tac Escáner o Resonancia para valorar tejidos adyacentes que pueden estar afectando al globo ocular.

En cualquier caso, no todas las pruebas serán necesarias pero es importante familiarizarnos por si algún día lo son.

Detalle del ojo de un gato

Gato recogido de la calle con cuadro respiratorio y ocular de origen vírico. Es importante un periodo de cuarentena antes de introducir un animal en convivencia.

Perro en consulta oftalmológica, collar isabelino

Reconstrucción palpelbral tras excisión de tumor de glándula meibomio.