Hospital Veterinario Tomás Bustamante

Horario CONTINUO de 9 a 21 h.
Teléfono: 942 89 58 11 · URGENCIAS: 629 10 30 30

LAPAROSCOPIA

Tomás Bustamante Pérez en el quirófano

¿Qué es la Cirugía Laparoscópica?

La cirugía por laparoscopia es una técnica quirúrgica que consiste en la realización de intervenciones a través de pequeños orificios con la ayuda de un sistema de televisión que nos permite ver el interior de las cavidades corporales con una limpieza y detalle de gran calidad.

Se evitan con la Cirugía laparoscópica los grandes cortes de bisturí obligados en la cirugía abierta o convencional facilitando un periodo postquirúrgico mucho más rápido y confortable.

El equipo de Laparoscopia en el quirófano cuenta con monitores de alta resolución donde el cirujano y su equipo pueden ver las imágenes producidas por la videocámara en un mayor tamaño y mejor claridad.

Actualmente asistimos a un cambio, cada vez mayor, en cuanto a las técnicas empleadas en los quirófanos: la Minima Invasión. La Cirugía Laparoscópica esta dentro de ella, esta desplazando a la cirugía convencional que ha sido reemplazada por otra filosofía de tratamiento, que se justifica por la disminución del traumatismo comparado con la cirugía abierta convencional.

El desarrollo cada vez mayor de la cirugía por Laparoscopia en veterinaria, al igual que en la medicina humana, reside en los numerosos beneficios que produce provocando un mayor bienestar al paciente ya que la recuperación postquirúrgica es sensiblemente más rápida y confortable.

Mínima Invasión Veterinaria

Esterilización de una gata mediante Cirugía Laroscópica.

Operación quirúrgica, quirófano

Cirugía laparoscópica, esterilización de una gata, quirófano.

¿Cuales son las ventajas de la Laparoscopia?

  • Menor trauma quirúrgico.
  • Reducción de la respuesta inflamatoria sistémica.
  • Disminución del dolor postoperatorio.
  • Disminuye la manipulación y exposición de órganos.
  • Ampliación del campo operatorio.
  • Menor tasa de complicaciones por adherencias.
  • Menor tasa de complicaciones de la herida operatoria: infección, dehiscencia.
  • Reducción de la estancia hospitalaria.
Intervención quirúrgica, quirófano

Ovariohisterectomia, cirugía laparoscópica en una perra.

Imagen obtenida por laparoscopia

Resección uterina.

¿En qué consiste la intervención?

Como cualquier cirugía de rutina requiere el rasurado del paciente y su preparación aséptica. Con el animal en posición horizontal, se inserta una aguja de Verres y en dicha aguja se conecta dióxido de carbono (CO2) a una velocidad de 1,5 L/min para conseguir el neumoperitoneo.

Una vez tenemos la presión ideal se colocan los trocares. Los trocares se distribuyen sobre la línea media ventral. Una vez situados los trocares se inclina ligeramente al animal, que mantendremos hasta finalizar la escisión del ovario. Posteriormente se introduce una óptica rígida (cámara) y se explora toda la cavidad abdominal. Se localiza el ovario y se procede a la identificación de estructuras. Para la coagulación y corte del ligamento suspensorio se usa tanto instrumental monopolar como bipolar.

Se identifica la arteria y vena ovárica y se procede a su coagulación con instrumental bipolar y corte. El ovario resecado se sujeta con un fórceps. Se comprueba que no hay hemorragia después de realizar el corte sobre estructuras vasculares. La hemorragia suele aparecer inmediatamente después del corte por un fallo en la coagulación. Esta diferencia con respecto a la aplicación de ligaduras en cirugía convencional es notable, porque si éstas no quedan lo suficientemente apretadas el sangrado puede aparecer o persistir varios minutos después de realizar el corte. No obstante se mantiene la imagen sobre el campo quirúrgico durante unos segundos para comprobar que no hay sangrado.

Se moviliza al animal para acceder al ovario contralateral, y una vez localizado éste, el ovario resecado se suelta del fórceps en un lugar visible para su posterior extracción del abdomen. Se realiza la misma técnica para el ovario contralateral.

Para la extracción de los ovarios se amplia el orificio de entrada del trocar aproximadamente 1 cm, dependiendo del tamaño del ovario. Se comprueba tras su extracción que el ovario ha sido retirado por completo, ya que un resto de ovario puede tener consecuencias nefastas. Se suturan los orificios de entrada en dos planos, pared muscular y piel/subcutáneo.

Tomás Bustamante Pérez

Tomás con un paciente recuperado tras la intervención.